"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Thursday, 22 October 2009

STONEFACES (o el enigma del hombre megalítico)


Piedras (de Garciáz, Cáceres), sobre cartulina negra y madera.
Abril 2002
________________________________________

Esta pieza pertenece a la primera generación de mis seres "mitopetrológicos". Y como tal he de situarla en un tiempo histórico y cultural remoto, el megalitismo, periodo registrado en la prehistoria comprendido entre el neolítico y el calcolítico. La arqueología ha sido capaz de rescatar yacimientos que nos dicen mucho de su cultura material, y por tanto de parte de sus costumbres. Sin embargo nada sabemos de sus personajes.

Este es el intento, uno más, de rescatar con la imaginación a los seres que el tiempo devoró. La máquina de mi conciencia histórica es un pulpo gigantesco que hace girar sus brazos velozmente como hélices y forma un remolino temporal, capaz de acercarnos la imagen y el espíritu de aquellas vidas.

Luego vendría a mi mente la fabulación de mitos, el abordaje estético como la navegación que surca los mares del pasado desconocido. En este caso, he visto que los seres mitológicos del megalitismo tenían raíces druidas, poderes mágicos, sobrehumanos. Pensé con claridad que los titanes y los cíclopes no eran más que los descendientes directos de una estirpe de gigantes que poseían la cualidad de imantar a las rocas y el poder de arrancarlas y arrastrarlas para construir espacios donde habitar, para marcar su presencia y su territorio.
____________________________________

Ciertamente, es una fábula, una fórmula que la vaga razón ensaya como explicación de lo inexplicable. Las investigaciones arqueológicas nos arrojan otros datos. El discurso es otro.
Todas las obras megalíticas son producto de las primeras sociedades organizadas, o sea, del hombre.
...........................................
.........................................

Enlaces de interés: