"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Thursday, 21 January 2010

PESALINO (de la plenitud al lamento)

Rotuladores y lápiz
Enero 2008
____________________________________________



Esta tarde vuelvo a Barajas. Cogeré un avión que hará escala en Miami para llevarme a San Juan de Puerto Rico. El motivo de mi viaje es la visita a otro cementerio, a otra tumba. Allí descansa Pedro Salinas, un poeta que admiro profundamente. Tengo preparado este poema, de su libro Presagios, publicado en 1923, para leerlo a sus pies.



Coraza y pecho abierto.
Coraza hecha con el acero de lo eterno
para el dardo que lanza el arco, desde abajo,
cada día certero,
para el dardo sutil del cuidado pequeño.
Y los días pasados sin bajeza ni altura,
montón de muertas flechas rebotadas
al pie nuestro.
Y a lo otro pecho abierto: para la herida
grande del gran dolor eterno,
para el puñal del bien y el mal
que nosotros nos hemos de clavar en el pecho
por voluntad y por mandato interno,
mientras resbala en la coraza cada día
el dardo leve de los destinos ciegos.


...................
De todos modos, le debemos un recital aquí, en Madrid, su ciudad natal. Será cerca de la iglesia de San Andrés, en plena Latina. ¿Alguien se apunta? Seguro que las campanas también emitirán su aprobación.
_____________________________________


Pedro Salinas es conocido como el gran poeta del amor del 27. Pocos igualaron la sutileza con que supo ahondar en el sentimiento amoroso. Trasciende las puras anécdotas para encontrar la quintaesencia más gozosa de las relaciones sentimentales, pues, desde una posición claramente antirromántica, el amor es para él, en vez de sufrimiento, una prodigiosa fuerza que da plenitud a la vida y sentido al mundo. Es enriquecimiento del propio ser y enriquecimiento de la persona amada, un acontecimiento jubiloso: «¡Qué alegría vivir / sintiéndose vivido...!», exclama. El amor hace amar la vida, decir que sí al mundo: «¡Sí, todo con exceso: — la luz, la vida, el mar!». Sólo en su segundo libro (Razón de amor) aparece a veces un tono más grave, en ciertos poemas que hablan de los límites del amor o de su posible —acaso inevitable— final.
............................
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Salinas
____________________________________________