"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Monday, 8 February 2010

EL DOBLE (o el reino de la piedra dada)



Agosto 2009






Febrero 2010
___________________________________________

El doble es la planta de arriba de la casa que mis padres tienen en Garciaz. La casa fue, en otro tiempo, una posada cuya historia no es momento de narrar. En los años noventa no tuvimos más remedio que reformarla, cambiando toda la estructura de la antigua posada, cosa que entonces nos costó algún desvelo; sin embargo, la nueva casa posee nuevas prestaciones y comodidades que ahora agradecemos enormemente.

En la planta de abajo se encuentra la vivienda y en la de arriba mi reino. Allí he estado llevando todo el material que me parecía útil para el desarrollo de mi actividad artística. Sobre el somier de una cama de uno treinta y cinco extiendo el material y empiezo a componer. Allí descansan largo tiempo hasta que adquieren "identidad", es decir, consistencia como objetos y entidades artísticas.

Algunas aguardan años hasta que llega el momento, el momento en el que por fin las aplico el material adhesivo. ¡Cuántas veces habré temblado en esta operación crucial! Es el momento de la verdad, el momento en el que las piedras pierden su individualidad, su independencia, su libertad de movimiento. Y todo en beneficio de un conjunto que aspira a ser imperecedero, que deja la horizontalidad del suelo para conquistar la verticalidad de la pared.

Sin embargo, en esta reciente verticalidad se esconde un temor natural, como todo desafío. ¿De que hablo? Muy sencillo, hablo de la posibilidad de que la obra se caiga, como en un principio me sucedía. Mi aversión por los pegamentos me llevaba a su mínima utilización, consideraba que es un elemento tan extraño a la naturaleza pétrea que desvirtuaba la obra. Así viví varios y verdaderos sustos, pues imagínense amigos, que mientras observas algo que supuestamente es imperecedero y estático , que ni dudas pueda moverse, cae una parte al suelo. Sin duda son experiencias que se consiguen con experimentos. Por aquel entonces me pareció un fracaso, hoy pienso en programar la caída de cada piedra.

___________________________________

KITOS, febrero 2010

______________________________________