"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Monday, 22 March 2010

BREVE CROMLECH (en el lecho del rio)

La pesquera (Garciaz) Agosto 2009

________________________________________
En mis exploraciones suelo hacer pequeñas transformaciones en el paisaje; no es la norma pero a veces no resisto la tentación de alzar una piedra, o clavar en la tierra una rama partida, o colocar unas plumas entorno a un árbol. No es arte, lo sé, ni intento que lo sea.

 El arte me parece una palabra llena de pretenciosidad, un concepto académico que califica una realidad o un hecho para situarlo por encima de la normalidad. ¿Y si para mí lo normal es hacer arte? Embellecer la vida, la visión, y así hacer que la realidad sea más amable y cálida. Crear unas condiciones óptimas para pensar y sentir que el mundo y la vida son la maravilla que respiras. Esa es mi única tarea, mi única ley. Hay veces que, cuando uno se enfrenta a manifestaciones artísticas contemporáneas se queda tan frío que me hace recordar el chiste aquel:

¿Qué es el arte? -Morirte de frío.

Está claro pues que, el arte no sólo pretende componerse de belleza, armonía, serenidad y demás conceptos clásicos. El arte busca respuesta en la sociedad donde se produce, la estupefacción, la violencia, remover nuestros adentros y cuestionar nuestras certezas. Todo para que no pare la búsqueda de otros ideales, de otras realidades. Todo para que se abran otros cauces de respuestas, de formas de vida, de entendimiento o de enfrentamiento. En cuanto a mí respecta, prefiero refugiarme en el clasicismo, soy demasiado violento como para violentarme más.

Yo busco eso que me falta y que me completa, esos conceptos de belleza, de armonía y de serenidad. Sin embargo, a la hora de crear uno entrega lo que tiene dentro: eso que asimila y eso que es por naturaleza. Así veo que puedo realizar dibujos monstruosos y otros armoniosos. Imagino que en esa didáctica me seguiré moviendo durante los siguientes años, si es que los dioses deciden mantenerme con vida.

Hubo un artista llamado Joseph Beuys que opinaba que todos tenemos un artista dentro. En parte me identifico con su teoría, pues dentro de uno, como de un cofre, puede haber muchas cosas, muchas joyas, pero lo difícil es que salgan fuera, que encuentren los lugares y los tiempos adecuados. Para ello realizó numerosos happenings.

Para quién no le conozca aquí os le presento: http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Beuys