"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Tuesday, 31 August 2010

MARSAN (razón y elogio de la lentitud)

Agosto 2010
______________________________________________

Desde hace un tiempo guardo un artículo de la revista El Catoblepas, escrito por Fernando Rodríguez Genovés con el título de Odo Marquard: escepticismo, conservadurismo y modernidad. Fue mi amigo Rafa quién me le citó por vez primera al conversar sobre la vida y sobre mi visión de la compensación como un juego de fuerzas equilibradas, como el "toma y daca", o como el fluir de las energías que se producen en el devenir humano. Pues bien, Marquard tiene un libro titulado Filosofía de la compensación, cuya principal tesis es, según F. R. Genovés, que el hombre más que hacer en absoluto, se limita a hacer lo que puede hacer en cada momento, según sus reales potencialidades. "Las compensaciones son equiparaciones de estados carenciales mediante prestaciones y contraprestaciones complementarias." (FC, pág. 38)
Sin embargo, encuentro en el mencionado artículo una cita sublime de Pierre Sansot, que ilustra mejor esa teoría de la compensación y que en realidad se convierte en la verdadera razón de esta introducción:

"Precisamente por esa fuerza vital de la compensación, los hombres modernos son los que están más necesitados de la acción, o mejor, la práctica, de conservar. De hecho, cuanto más moderno es el mundo moderno, cuanto más se encuentra su conciencia marcada por el impulso (casi diría, la pulsión) hacia la innovación, hostigada por la aceleración y la prisa, más requiere de la preservación, de la contención y de la lentitud".

Por lo que me indica Rodríguez Genovés, Sansot tiene "un bello ensayo consagrado al estudio del provechoso hábito de la lentitud, bajo el título de Del buen uso de la lentitud, (Tusquets, Barcelona, 1999)".

No hace falta que os aclare cuánto atractivo tienen estos títulos para mí y cuánta coherencia guarda con mi quehacer sobre la piedra. Está claro que algún día los leeré. Este es mi primer y cadencioso paso. Sobre la "filosofía de la compensación" de Marquard pronto os hablaré; pero por si acaso alguno de vosotros sabéis algo más, no demoraros en informarme y contadme.

.............................................................................
Recomendación musical: La Mode: la evolución de las costumbres:

____________________
CMR, 31 agosto 2010

Monday, 30 August 2010

ETNICAM (signo, vocabulario, huella y beso)




Agosto 2010
_________________________________________

El punto ha sido este verano mi más poderoso rasgo gráfico. Ya os hablé de él en la entrada titulada "Pirámide oval (acto y lenguaje del punto)", y hoy también he de hablaros de él si quiero manteros al día de mis progresos pseudoartísticos.

El punto es el signo mínimo del hombre, la primera y más sencilla señal de perpetuación gráfica, o sea, del impulso de dejar constancia de unos modos y hábitos de vida; de una existencia. Es por ello que nos remita directamente a lenguajes étnicos, a la tribu, al ritual, al principio de la historia o el final de la prehistoria. El ser humano eligió el punto como medio para expresarse, de invocar a los animales, a las plantas, a las montañas. Así es como el humano interpreta y domestica la naturaleza y el mundo, en forma de arte y magia pero bajo el impulso de lo civilizado.

El punto es el origen del círculo, y el círculo es ya, dentro de su apariencia sencilla, un elemento geométrico estremadamente rico y complejo. Radio y circunferencia, el número Pi y los ángulos. Matemática pura, trigonometría y álgebra.

El punto recoge, en mi opinión, un amplio conjunto de simbologías. Las estrellas son puntos, pero vistas de cerca son círculos, como el sol y la luna. Así que no existe el punto sino círculos más grandes o más pequeños.

El punto es para mí el paso que recorre la tierra, la huella que marca la piedra, el pulso que señala la respiración untada de pintura. Al pintar punto a punto caes en la cuenta de estar caminando por la piedra, percibes la materia como una superficie, como un territorio de matices incontables, siempre por descubrir, paso a paso y gracias a la discreción del punto.

¿Hay algo tan pequeño, tan sutil y delicado como un punto? Ese contacto mínimo con tus labios.

___________________________________________________________

Recomendación musical: Dead Can Dance. Song of the Stars.
http://http://www.youtube.com/watch?v=g0L5RFspwyE
_________________________________
Kitos, 31 agosto 2010