"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Sunday, 12 September 2010

MILLETO (crónica y romance del ángel y el dragón )

Septiembre 2010
________________________________________________

Ayer recorrí parte de las afueras de Leganés. Las bicicletas que el ayuntamiento ha puesto a disposición del ciudadano me sirven de vehículo, y gracias a ellas puedo llegar con facilidad a lugares que desconozco. Estas bicis me están procurando un bien incalculable. Me posibilitan un alejamiento sereno, lo cual es algo necesario para mí, adicto a la soledad de los campos.

Más allá del barrio de Leganés Norte (LN) se extienden sembraduras y barbechos, extensiones de secarrales atizadas por el sol. El río Butarque atraviesa esas llanuras, y el verdor de sus riberas ofrece aún sombras y cobijo a algún pato. Recorrí parte del seco cauce, crucé los campos abrasados por el fuego, contemplé el cielo y el horizonte y examiné numerosas piedras. Y en medio del llano aparecieron inquietantes hondanadas, socavones que parecían tumbas cavadas pidiendo algún cuerpo, o, por qué no, el trasplante de un árbol. Todo ello documentado por Pentaxamón. Ahora me veo algo tocado de la aventura. Inspeccionar campos quemados y vergeles heridos no aporta al ánimo humano la mejor de las recetas, pero sí al espíritu estético que me gobierna.

Llegué a LN tras dos horas y media largas. Compré un nestea y me senté en las gradas de una plaza donde los niños jugaban bajo la atenta mirada de sus padres. Era domingo por la tarde, el sol había caído y la algarabía crecía conforme iba recuperándome físicamente. Repasé las fotos (conteniendo el impulso de fotografiar a los niños), apuré el refresco y salí pitando de allí al advertir destellos encendidos entre las nubes. Empuñé nuevamente la bici con el deseo renovado de atrapar al último ángel de la tarde, de capturar ese final que engrandezca y ponga el broche a la jornada. Y encontré lo que sin querer busqueba: la imagen de Nessi bañándose en la fragua del crepúsculo.

Kitos, 13 septiembre, 2010