"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Wednesday, 15 September 2010

TORQUEMADO (con el facebook hemos topado)


Agosto 2010
___________________________________
I
En el fondo lo están consiguiendo. El ojo del Gran Hermano se está extendiendo fuera de la paranoia comunista que imaginara G. Orwell, o del simulacro vital que padeció Jim Carrey en la peli El show de Truman. El genial Degás, pensaba que estamos creados para observarnos los unos a los otros, lo cual es muy diferente a vigilarnos los unos a los otros. Si, y ahora con la explosión de las redes sociales ampliamos la visibilidad que queremos tengan de nosotros mismos, aunque inocentemente entramos al trapo, y reclamamos nuestra identidad, y fomentamos nuestro ego en cordiales trasuntos. La sociedad tecnológica cuenta con nuevas vías de comunicación para paliar y combartir la soledad, esa hidra creciente que nos invade, y que a la postre se transforma en aliada o enemiga.
Así es como nos apoyamos unos a otros, virtualmente, buscando la complicidad y el reconocimiento ajeno. Ciertamente es un pasmoso ejemplo de vanidad de vanidades. Nos saludamos, compartimos música, chistes, fotos, blogs, enlaces de información múltiple; todo ello claro está, dentro de lo política y éticamente correcto (que ya sabemos que el Facebook lo creo la CIA y que las empresas, antes de contratar indaga e investiga el comportamiento del aspirante). No obstante, y pese al breve análisis de las redes sociales (merece uno más a conciencia) , hemos de saber que, por encima de todo, es un electrodomético y que como tal sus prestaciones dependen del uso que hagamos del cacharro en cuestión. Priorizar lo pragmático y limitar lo psicológico.
II
Porque este juego no es nuevo, y ya el cristianismo puso la primera piedra al advertir la omnipresencia de Dios. Se podría debatir largo y tendido sobre ello, sobre el temor y al amor a Dios, sobre la conveniencia o inconveniencia social de un régimen moral, por muy espeluznante que nos pueda sonar. En realidad, la televisión y sus múltiples programas realizan una actualización pagana del dogma católico y nos inculcan el temor y el amor a la divinidad, o a la actualidad televisada. El púlpito hoy es el gallinero TV. Y ya es demasiado tarde, ya las gallinas han hecho la puesta en nuestras mentes. Pocas voces críticas y con criterio político se dejan escuchar. Como decía, en el fondo -y en la superficie aún más- lo están consiguiendo. Yo ya no tengo una opinión, sino muchas, y de todas ellas dudo. La TV y las redes sociales son electrodomésticos, y lo mismo que el microondas o la lavadora debe prestarnos un servicio, sernos útil de algún modo. Y así, al igual que lavamos nuestra ropa debemos lavar nuestro cerebro. Lo malo es cuando nos roban las vestimentas y quedamos en pelotas. A mí al menos ya no me importa. Me preocupa más que mi cerebro entre en el juego y no distinga la vida que posee.
_____________________________________

Música: The Doors: The Spy:
http://www.youtube.com/watch?v=kuF0lqiPn7g
______________________________________