"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Monday, 21 March 2011

CORAZÓN DE PIEDRA (la luna, la amante, la arena)








Marzo 2011
___________________________________________________

El pasado sábado sufrí una auténtica crisis de melancolía. Todos los humores de mi interior se arremolinaron inmisericordes para hacer de mi un amasijo oscuro sacudido con violencia por el látigo de la ansiedad. Hoy, cinco días después analizo las posibles causas de semejante desbarajuste emocional. En primer lugar, aquella mañana enredando en el dichoso Facebook me hallé de frente ante un temazo titulado Piledrive Waltz, de ese joven genio llamado Alex Turner. Alex ha compuesto la banda sonora de Submarine, una peli inglesa que se estrenó ese mismo sábado. No paré de escucharlo durante horas y envié a mis íntimos amigos el hallazgo emocionado. El dolor late desde una caja de cristal, con amargura recuerda la dicha del amor pasado, como quien se estuviera despidiendo del ser más querido y deseado. Y es así y en esas estamos. La semana pasada estuve con Ella, pero Ella no estuvo conmigo, o eso me parecía. Todos sabemos lo que se siente cuando se está al lado de alguien que no está. Que se va, que se ha acabado, que sobro, que me voy, que adiós. En esos momentos no quise dar al asunto mayor transcendencia. Al parecer ese mismo sábado hubo un fenómeno celeste sobresaliente. He encontrado en este dato la tercera causa de mi crisis. La luna rebosaba luna, llena imposiblemente llena. Era la mayor luna llena en cuatro años. Hubo estado de alarma en diferentes zonas costeras por la marea. A mayor luna, mayor marea, y eso los lunáticos lo notamos. Yo andaba a cientos de kilómetros de la costa pero tragué los restos tóxicos de esa marea. Para la próxima vez estaré atento para sedarme a tiempo, aunque contra estos males del corazón lo mejor es soportarlos lo más humanamente posible; es decir, enviar un mensaje vampírico a la amante distante, contemplar el astro reinante de la noche, acudir corriendo al bar de los amigos y no abandonarlos hasta el amanecer.