"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Wednesday, 21 December 2011

MONASTERIO DE PIEDRA (visita al parque natural)






Diciembre 2011
____________________________________________________
El Monasterio de Piedra tiene tanto encanto que bien se podría dedicar un blog temático durante años y seguiría dando de sí. La solución sería habitar allí un tiempo, cual Hölderlin o Friedrich solo que empeñado en atender, de cuando en cuando, ocupaciones más mundanas, como la recogida de la trucha de su piscifactoría. Ese sería un equilibrio deseado. 

De su visita quedé tan deslumbrado que creía que el resto del viaje que acabábamos de emprender sería, a partir de allí, una constante decepción. Una vez más, terriblemente afectado por tanta belleza, no pude soltar mi Pentax hasta que la batería se agotó. Maldita tecnología de la cual ya dependemos para retener lo bello y lo transitorio, aunque el parque natural del monasterio de piedra seguirá allí por siglos. Creo que la tecnología desvirtúa la experiencia presencial ante lo bello, ante lo sublime. El filtro que la máquina impone es tan potente  y tan efectivo que nos deja imposibilitados para el dibujo y el verso. Quizás, porque ya entendemos que estamos atrapados en las redes de un tiempo vertiginosamente rápido, veloz, y que pertenecemos a la esfera de  la luz. Contamos las horas como el que cuenta monedas. El tiempo sigue siendo el oro de nuestros  días y queremos abrazar más lugares, llevárnoslos intactos a través del ojo de la máquina. Y la máquina nos devuelve la imagen que presenciamos, pero atravesamos el divino lugar sintiendo la vibración de lo mágico de soslayo. No tenemos tiempo para detenernos a desvelar el secreto del Lago del espejo, ni a ensordecer al lado de la cascada de la Cola de caballo, ni a sentir el encantamiento romántico cuando recorres la Gruta de Iris.Quizás sea mejor así, quizás conservemos así mejor nuestra integridad, pues de lo contrario la locura nos acecharía como en el caso de aquellos impenitentes románticos.

Ya en 1871, la prestigiosa revista inglesa Fraze's Magazine publicó un artículo donde elogiaban al parque del siguiente modo: “una excursión a una de las curiosidades naturales más extraordinarias de Europa”. Lo abre el sol y lo cierra el sol: “El efecto del sol poniente visto desde el interior de la caverna (la gruta de la Cola de Caballo) a través de la catarata, así como las sensaciones que despierta el conjunto del espectáculo, no pueden describirse”(Fraser’s Magazine, Septiembre 1871). 

Cualquiera diría que se trata de un parque natural, de una naturaleza domesticada cuyo recorrido se aproxima a los cinco kilómetros a través de acondicionados senderos para contemplar el espectáculo de los saltos del agua y de sus densos bosques de ribera. Hoy brindo a la salud y a la memoria de su fundador y artífice: Don Juan Federico Muntadas. GranDiosa obra, maestro.