"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Tuesday, 15 December 2015

MÁSCARA CYBORG (Brecht, Mr. Hyde y Cristo ante el espejo errante)


***

Me detengo en una cita de BBrecht como el que se detiene ante un semáforo en rojo:" El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma." En este caso no hay martillo que valga. Basta con un soplido y la materia plateada seguirá su errante curso y desvelará su verdadera forma, su efímera naturaleza. Es lo transitorio, de levedad y veneno surtido. Y es reflejo informe y antimateria, reflactaria (en el sentido que refleja lo que tiene enfrente, pero que nunca lo asimila). Cualquier parecido con el arte actual es pura coincidencia. El semáforo se pone en verde; sigo.

Este trozo de plástico representa la oposición matérica de la piedra, su diablo, su Mr. Hyde. En occidente no es fácil deshacerse del famoso e insidioso binomio cristiano del bien y el mal, ni siquiera en estos embates matéricos, tan lejanos de lo moral. Sin embargo, cuanto más pretendo distanciarme de la tradición, más cercano estoy de ella. Qué mejor forma que enfocar toda nuestra atención en un trozo de plástico errante por los campos de la periferia para darnos cuenta de cuánta similitud guardamos con él.

Es la confesión del hallazgo en lo más cercano lo que nos dota de humanidad. He aquí otro concepto cristiano. Vaya por donde vaya no hay escapatoria: los teóricos de dios tejieron nuestra lengua con sus conceptos. Y el dar vida a lo sin vida -Cristo- es nuestra más arraigada paradoja, nuestra esquizofrénica conciencia de detectar una presencia más allá de la materia. Demos gracias a la mente fundadora que fabula sin cesar. O condenemosla.