"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Friday, 10 March 2017

HILATURAS III (con técnicas aditivas)




Nuevamente os muestro de cómo quise salvar con hilos y técnicas aditivas una malograda estampa de fotograbado. Sucede que a la hora de empezar a investigar con planchas de fotopolímero son tantas las variables y los elementos que intervienen en el proceso que los errores son más numerosos que los aciertos. De tal modo que hay que convivir con los errores y sacarles el lado bueno, esto es, darles nuevo curso con otras técnicas.

En este caso, a parte de los cosidos,  la estampa sirve para ensayar técnicas aditivas como el carborundum y el collagraph.  Se trata de una variable del grabado en relieve que nos permite llevar a cabo texturas y gofrados con buenos resultados, o al menos interesantes. Aquí he elegido un base líquida como aglutinante del carburo de silicio en polvo, y otra pastosa, compuesta de adhesivos.  

He  querido rellenar los huecos de la letra O (que también podría ser un cero) con materia orgánica, con materia oscura, que el vacío no sea vacío, que sea losa o pozo lo que reposa en el suelo; que sea altar, puerta o monolito (1) lo que se alza en vertical. La obra puede ser una reminiscencia de Adam, del artista británico Anish Kapoor y de otras semejantes que tiene y que consisten básicamente en lo mismo: un rectángulo monocromático.  Así Adán, por mediación de los hilos se conecta a Eva, el réctangulo inferior, para formar un nuevo génesis sin bíblias de por medio.

Me interesa la obra de Kapoor por su experiencia visual, por esa inmersión en un vacío a través de esas puertas que se insertan, en mi caso, en medio de la naturaleza. Kapoor ha descrito su interés por las cavidades y los vacíos en términos de una "incertidumbre sensual", accediendo a una serie inestimable de fuerzas externas e internas, físicas e insconscientes. (2)


__________________________________________

1. Referencia al monolito de Arthur C. Clarke 
2. fuente: www.tate.org

Thursday, 9 March 2017

HEIZIANA (normas de convivencia)





                                                                                                                                                                                                Marzo 2017


I
La cercanía de la primavera es más que un presentimiento en días como los de ayer. No necesita constatación científica, salta a la vista. Los claveles chinos hace semanas que florecieron en el solar que hay frente a la casa del paseo Colón. Las fuerzas de la primavera eclosionan  en todo organismo vivo, y hasta la Missouri clama por desentumecer mis piernas.

Salgo al campo donde anclé el sello de mi tribu: la espiral. Cerca de allí hay otro filón de materiales, de residuos que llevo observando meses. La cercanía de la primavera me recuerda que yo, joven aprendiz de la naturaleza, debo ayudar a los vertederos a esparcir sus semillas. En este caso el trabajo me obliga a esparcir  ventanales-puertas por la llanura, como si se abriera una flor industrial, como si el residuo se convertiera en moviliario natural y tomara una dimensión artística.

II

Un eco de Michael Heizer resuena en mi sesera y en el paisaje creado, con la persistencia de una melodía pegajosa. Sus huecos rectangulares, tan precisos y pulcros (veáse Dissipate 8) guardan un extraño paralelismo con estas piezas. Se habla de la belleza de lo ausente en las obras de Heizer, de que sus excavaciones y transformaciones en el paisaje son tallas para crear obras carentes de materialidad.

Por buscar otro paralelismo al estrictamente visual, pienso que en el caso de las ventanales-puertas se hace patente otra ausencia que potencia la singularidad del lugar. Me refiero a la ausencia de la casa, de la estructura que sujetaba los elementos protagonistas. De esta manera el campo abierto se convierte en casa, en hogar. Una vez que hemos llegado hasta aquí, es fácil hacerse la idea de cómo sería una casa excavada (al modo de las iglesias de Lalibela) y tener de claraboyas estos rectángulos. Tómese esta idea como un boceto de arquitectura futura.

III

Dejo ventanales-puertas en perspectiva mirando el suelo, como bastidores que esperan la mano de la luz . Sus cristales rotos representan nuestro mundo resquebrajado que miran a la tierra - e interrogan al cielo- haciéndola partícipe de su imagen. Mirar estos cuadros supone enfrentarse a un reflejo roto y al lugar mismo.

La tierra y la hierba parecen ajenas a todo, pero en todo intervienen. Son el hermoso caos de la vida que no encuentra oposición, pese a todos los desmanes del género humano. La obra es un diálogo entre naturaleza y la humanidad -tan deshumanizada, entre el caos natural y la razón humana -tan desrazonada. La obra es un resumen de la convivencia entre contrarios, de hecho la obra se basa en ese fuerte contraste y en la perspectiva a tomar como un nuevo cántico a la tierra. 

Monday, 6 March 2017

HILATURAS II (sobre una estampa de fotograbado)



Estampa de huecograbado sobre plancha de fotopolímero cosida a mano.

*

La geometría es la guía del caos, el hermano mayor de nuestro tembloroso pulso. Con la geometría recorro el terreno baldío, lo delimito y lo registro por campos de visión. Recupero el destrozo de la mirada a simple vista, la reduzco a áreas por mediación de aristas. La geometría representa la mitad de lo que veo; la geometría es la proyección de unos ejes engranados que interconectan el caos y el orden, lo que calla y lo que habla, lo perplejo y lo resuelto. La geometría es el esqueleto de dios. 

Sunday, 5 March 2017

GRUPO DE ÉLITE (de ladrillos y estelas)






Los ladrillos recuperados del foco de un conato de incendio han servido para dar voz a este territorio baldío. En la imagen apenas se aprecia la letra I, y en paralelo otros ladrillos esperan en pie para formar  otra letra o ampliar la misma I. Y así será  -ha sido- con todo el abecedario. En un principio los ladrillos tienen la misión de construir nuestro alfabeto, como letras de imprenta sobre la plancha de esta tierra en cenizas para formar un reflejo del edificio de nuestra lengua.

Los ladrillos recuperados se han convertido en los soldados perfectos para mi plan de invasión colonial, en el grupo de élite que asalta el paisaje con las armas del land art. Rompen filas y las forman de nuevo, listas para un futuro ataque verbal, o para el nombramiento del lugar en vísperas de una revolución silenciosa. El asunto es dialogar con mi entorno, un diálogo que atiende a la razón del momento, a la estrategia secreta de un alto mando desconocido.

Por otro lado, los aviones han dibujado una gran equis en el cielo. Sin querer trazan signos primigenios en la inmensa pizarra que nos cubre. Veo signos por todas partes que me dicen que hable, que rompa el silencio de estas tierras marginadas. No son teorías de la conspiración, no son chemtrails, no son voces ultrasónicas ni fuerzas telúricas. Son los designios de un alto mando desconocido que nos quiere ofrecer una nueva lectura de este territorio, de esta visión creada, pasto hoy del fuego que callamos.

Friday, 3 March 2017

CINTA EN LA HIERBA (y otros dibujos del viento)



I

Otro día que voy al Inem, pero evitando el terruño del lobo, y me encuentro con esta cinta de papel dibujando el lienzo de lo que veo. La obra lleva la rúbrica del viento, lleva su marca, su fuerza, su vacío inmaterial poblado de porvenir. Y siento que me reconstituye, que me reafirma y refleja como ser humano frente a la intemperie del vivir.


II

Qué gran hacerdor es el azar! Cúanto capricho y acierto dispensa su mano!

*
La cinta es el trazo del viento, gira igual, se eleva igual, se comporta igual. 

*

Avanza la sierpe por las lindes de la urbe. Duerme ahora, o lo parece. 

*

Otra manera de dibujar. Coger la cinta y lanzarla al aire.

*

No toco nada, sólo disparo. No me llevo nada, sólo presto atención.

*

Para capturar al lobo hay que darle de comer.
   





Tuesday, 28 February 2017

UN PASEO HASTA EL PARO (del presente remoto)



Atravieso las afueras de mi ciudad como un lobo amaestrado, camino a las oficinas del INEM. El paseo me ofrece la posibilidad de atravesar un terreno maravilloso, un resto de mi mundo lobuno. Por allí huelo los rastros de otros lobos y después de fichar espero frente a las madrigueras de liebres, roedores y alimañas.

 La gente está ávida de andar por la tierra y trazan cuando pueden todos los atajos posibles. Sin querer la gente dibuja signos primigenios al caminar y marcan el paisaje con su fugaz gesto. La huella de ese transitar es la línea recta que a veces se adapta a la orografía, como si fuera "A line made by walking" de Richard Long. 

Leganés no es New Yersey ni Passaic, ni yo soy Robert Smithson, pero siento que muestras miradas se cruzan en estos caminos, que el eco de su obra resuena entre las naves del poligono adyacente, y que su pensamiento se vierte aquí en este instante, tan de repente y remotamente:

"Quizá me hubiera deslizado hacia una etapa más profunda de futuridad ¿Había dejado atrás el futuro real para avanzar hacia un futuro falso? Sí, lo había hecho. En ese momento de mi odisea suburbana la realidad estaba detrás de mí." 

PARTIR DE CERO (breve tratado de la nada)





Ficha Técnica 
Medidas: 29'5 x 42 cm.
Papel: Hahnemühle 300 gr.
Técnica: Huecograbado sobre plancha de fotopolímero.
Título: Cero (perteneciente a La huella del fuego)
Año: 2017
Autor: Carlos Medel Redondo
Precio Estimado: 150 €




*


"La nada que somos es el todo que buscamos." 

Hugo Mújica



I.

El cero es el  óvalo que  actúa de puerta invisible y de altar vacío, el hueco oscuro que se transmuta en luminosa cueva, el templo de los números redondos.

El cero es el coso donde envisten todos los fantasma.

El cero es el anfiteatro esponjoso donde luchan las fieras de la pereza. 

El cero emite aliento de fuego, y deja en el aire un tufo de humo candente. El cero es la bocanada de un dios marchito, el ojo en blanco de un filósofo tuerto.

El cero es un volcán de espuma abrasadora, un mar circular de oleaje elíptico.

El cero es puro abrazo de algodón, precipicio del vacío, trampolín de lo desnudo. 

El cero es un roscón de reyes sin fruta confitada.

El cero es casi como el hierro, pero más duro y repentino. El cero no entiende de números, es más de letras y de otoños fríos.

El cero es eso, esto y aquello que te queda cuando terminas de leer.


II.

Teoría del cero a la izquierda partido por dos.

Por uno.
Quiero partir de cero, ahora que acaba el ciclo de aprendizaje en la escuela de arte, borrar todo lo grabado, negar de todo lo aprendido. Partir de ser un cero a la izquierda, que empieza a sumar ceros y a cotizar en la seguridad social.


Por dos.
Quiero partir de eso que cuento, salir al encuentro de mi nacimiento, salir del huevo, salir del cero. Quiero romper esa cáscara de acero y salir al mercado laboral envuelto de normalidad.

Quiero romper la máscara de piedra que hice a mi medida.
Quiero romper la inercia maldita del cero, de ese cerco yermo que patrullo a diario.
Quiero romper el corazón coraza que tanto calla, dotarle de voz y de lengua, para que pueda articular la madeja del amor, hilar como el que habla, tejer los episodios de esta odisea cotidiana.

III.

El cero es mucho más que el nueve y cuenta más que el resto de los números juntos.
 El cero es el vientre numérico cuidado por la santidad de las cifras.

IV.

Partir de cero es llevar la mitad del camino, iniciar la cuenta atrás de todo lo que queda.

V.

Partir el cero es destripar la película del futuro. 


VI.

El cero es el ensayo final de las cenizas felices.




Thursday, 22 December 2016

EN LA PUNTA DEL ICEBERG (on the rocks, in the bar)





Lugar: La Ñ
Ubicación: Plaza de La Fuentehonda
Localidad: Leganés (Madrid)

***
1.

Desde un principio el iceberg {montaña de hielo} me pareció la escusa gráfica más acertada que pudiera haber imaginado para expresar un nuevo recorrido por el planeta piedra. Hay en el iceberg diferentes elementos sumamente atractivos para el artista contemporáneo. Su dimensión conceptual es la primera que destaca, y lo hace, principalmente, en dos sentidos.

Por lo visto, en psicología existe la llamada teoría del iceberg de Hemingway, basada en la existencia de aquello que vemos a simple vista. El resto, lo que no vemos, pasa inadvertido, no existe. Tenemos una información que es la parte consciente y visible, y tenemos otra parte inconsciente e invisible con otra información que está fuera de nuestro alcance.

Esa última parte es el trabajo, lo que no se ve de cada iceberg que muestro, su gestación y la producción de glaciares en la cámara de mi habitación, la congelación de la vida, la tarea inconsciente de crear un pedazo de hielo al que amarrarse para aplacar el fuego interno y  así, tal vez, ocultar o disimular el temblor que nos arrebata. En el filo de la navaja, en la punta del iceberg.

Era más sencillo referirse a Freud para establecer un paralelismo entre iceberg y ser humano, entre el diez por ciento de lo que mostramos y el noventa por ciento de lo que somos. Pero ya he dedicado mucho tiempo a la psicología para decir ahora la verdad: que no me interesa. Que muestro cada iceberg como un autorretrato. Ese pedazo de hielo del que no logro salir.

2.

El lado conceptual que me interesa del iceberg tiene dos vertientes: su naturaleza aislada, que lo pone en relación directa con la descontextualización del objeto, y su naturaleza desprendida, que  responde a la fragmentación sin fin y relaciona todo lo micro con lo macro. 

Además, el iceberg no deja de ser una gran roca de hielo, una piedra exenta de la ley de la gravedad, cualidad indispensable de todo lo pétreo. La piedra dotada de capacidad de movimiento. Otra joya teórica. Por último me interesaría realizar una obra en formato vídeo, en el que se vería el desgaste de la piedra-hielo hasta su completa desaparición. 

3.

Prácticamente, en todas las  obras procuro mantener el equilibrio y la forma estandarizada del iceberg, marcando bien la línea de flotación, que es la línea indispensable que define al iceberg, como barrera de calma y frontera ante los misterios de nuestra alma, o de nuestra psique.

Bien es cierto que detecto el reto en otra parte, en apartarse del guión y ofrecer nuevas visiones y posibilidades de la forma inicial. Véase por ejemplo el último de los cuadros, donde la línea de flotación es sustituida por un rectángulo vacío, indicando con ello que es una zona de transición y no una línea la que marca la división definitiva.

La naturaleza del iceberg brinda varios frentes plásticos que me interesan. Uno de ellos es su potencial para  la abstracción. Su segmentación continua invita a la división constante; y esa es otra manera de resolver la figura. Una deconstrucción delirante que encuentra en la geometría su mejor aliada. Creo que en este sentido me he visto influido por la obra de Pablo Palazuelo, especialmente, quien afirmaba que la geometría estaba en el corazón de la vida, y que "es la medida de la materia (...) y la exploramos para intentar conocer lo desconocido."

También he utilizado el hilo (y la aguja para perforaciones sutiles) a través de diferentes cosidos del papel para “dibujar“ y construir íntegramente los icebergs, o bien para complementar a la línea gráfica o al grabado. Es el caso de tres de las obras que muestro, tituladas Skyline, donde el hilo construye una forma geométrica que se superpone a diferentes pruebas de grabados en planchas de fotopolímero.

4.

En cualquier caso, mi propuesta es así de fría: ofrecer la configuración del frío (dentro de la estructura de la piedra), de un equilibrio gélido (así obra el bien), de una forma (de pensar también), de un espacio (en sí puro caos) que se mantenga firme y a flote, aunque a la deriva.

De hecho, el ir a la deriva es otro de los rasgos intrínsecos a todo iceberg; el ir a la deriva arrastrado por las corrientes oceánicas, como motivo de un desprendimiento, o como sentido en el sinsentido de vivir.  Frío. Afectos fuera. Frío, con todos sus beneficios. Me imagino descongelado dentro de mil años. ¿Sería un eslabón de promesa para la humanidad?...¿O el virus a exterminar? Poco o nada importa.







Wednesday, 14 December 2016

HILATURAS (sobre una estampa fallida de huecograbado)






Noviembre 2016

*****

Tienen los hilos la magia de las líneas de Nazca, sólo que en vez de surcos los hilos imprimen otro relieve a la estampa del campo y tejen la figura de la perplejidad, como un vallado o un cable telefónico en medio de la nada.

Tienen los hilos la solvencia de las sogas vikingas y de las telas de araña. Su ritmo entre punto y punto es el de una sierpe rectilínea con cabeza metálica que perfora con su baile la superficie del mar. Desaparecer, nunca desaparece del todo.

Tienen los hilos el vicio de la geometría desatada, la guía de los mosaicos, la plantilla de los tapices, los planos de La Alhambra.

Tienen los hilos la memoria de Ganesha bordada en el firmamento, el tacto de Bernini, el buril de Piranesi, el pulso de Palazuelo

La paciencia de Penélope acompaña a ciegas las aventuras de Odiseo, lo cual le otorga una extraña valentía. Eso quiero decirte, amor. Mientras, en el cielo, unas manos enormes amagan gestos de coupier, como ansiando acariciar tu cuello y de repartirte un póquer de ases. A estas alturas creía haber perdido la partida, o el hilo de la película.

Wednesday, 16 November 2016

RETRATO ORBITAL (con un reflejo inesperado)


Ficha Técnica 
Medidas: 29'7 x 38'5 cm.
Papel: Canson Edition 250 gr.
Técnica: Litografía. Manera negra sobre piedra litográfica.
Título: Retrato orbital
Año: 2015
Autor: Carlos Medel Redondo
Precio Estimado: 150 €

*****

El rostro es hoy una constelación que gira en medio del universo. En la noche sin fin tiene lugar numerosos e increíbles fenómenos que han mantenido durante milenios la curiosidad de los humanos. Desde los antiguos griegos, con Anaximandro y Demócrito a la cabeza, hasta Hiparco y Eratóstenes, desde Galileo y Copérnico hasta  Kepler y Nexton, desde Halley, Einstein y Hopking hasta Higs, Planck, Hubble y Shrödinger. Todos han sentido un impulso de su inteligencia ante el inabarcable misterio del universo.

Yo, ser que he sentido de siempre repulsión ante tan abominable misterio, he caído durante unas horas bajo el hechizo de las estrellas, y sin saber cómo he experimentado una suerte de caos, libérrimo y aterrador. Un caos de planos superpuestos, transparentes, ondulantes, permeables, como cintas deslizantes y vilinos gigantes. Planos poblados de mil texturas, de astros luminosos, de nebulosas palpitantes de diversas densidades, de túneles sobreoscuros, de agujeros negros, blancos, de libélulas, de gusanos.

Las órbitas que dibujan los astros se calcan en la piedra donde me miro y describen el rastro fugaz de mi gesto. Sólo veo meteoritos que rebotan contra la materia oscura de la razón para cambiar de sentido y de parecer. Así, cuando hay un eclipse puede verse el reflejo de otra cara en el lavabo, mientras intento torpemente peinarme.

No hay motivo para peinarse ni hay motivo para seguir buscando respuesta. El problema es no caer sobre el otro, ni soltar nuestra recompensa por coger otra mayor. El ruiseñor de la tarde canta por el mismo motivo que el buho ulula a la luna. El poeta recoge el despropósito de la vida y el astrónomo lo convierte en un sinónimo cósmico. Tu corazón es el reloj de una esfera que se encuentra fuera del tiempo; el metrónomo, el pulso, la vibración que se torna en sonido, el sonido que se transmuta en velocidad, en forma.





Tuesday, 15 November 2016

NEREO (o el viejo caballero del mar)



Ficha Técnica

Medida plancha: 25'2 x 26'5 cm.
Medida papel/ tipo: 35 x 42'5 cm. / Canson Edition 250 gr.
Técnica: Grabado en hueco/ Aguafuerte
Edición: 1/5 + PA
Autor: Carlos Medel Redondo
Año: 2015
Precio estimado: 200 €

*****

El grabado de hoy está basado en un dibujo extraído de una antigua ánfora griega (Ática, 490 a.C.) conservada en la University Art Museums de Harvard, y representa a Nereo.

Nereo es uno más de los seres híbridos de las culturas europeas del mediterráneo que poblaban parte de la fantasía e iconografía cotidiana del mundo antiguo. Esfinges, minotauros, centauros, grifos, quimeras, hipocampos, y demás mitos y dioses (Pan, Aqueloo, Tritón, etc.) se representaron tanto en pintura como en escultura y mosaico.  

En el blog Algargos nos cuentan que "fueron fantasías espantosas, que en su horrible anomalía, se conviertieron en irresistibles atracciones de lo misteriosamente ajeno al hombre. En todas las culturas formaron parte de la religión y de los ritos, poniendo en relación los mundos de las inmortales y de los mortales. Miles de años después muchos de estos monstruos aún permanecen en nuestro imaginario colectivo. Sólo hay que ver que son la inspiración de muchos personajes de comics y de películas fantásticas." 

Por otra parte, el viejo caballero del mar es el dios de las olas del mar. Apolo dice de él que tiene una memoria inmensa y un conocimiento tal que supera al del Oráculo de Delfos. También el amigo Apolo nos cuenta que Nereo existió antes que Poseidón, a quien trata de "advenedizo". Ciertamente los advenedizos quitan la fama a quien la merece y se alzan como falsos profetas. Hoy en día casi nadie sabe de Nereo, y él bien lo sabe y bien calla.  

Algo más sobre su historia nos informan en Campamento mestizo , una web juvenil que me sirve para ilustrar al dios de hoy, por muy chusca que parezca. Y fusilo:

"Según la mitología, Nereo era el mayor de los hijos del dios Ponto y de Gaia, la diosa de la tierra. Se casó con la oceánide  Doris, con quien fue padre de las cincuentas nereidas, las ninfas del mar. Entre sus hijas se encuentra Anfítrite, esposa de Poseidón. En la antigüedad vivía en el mar Egeo, acompañado siempre por sus hijas, que le entretenían con sus cantos y sus danzas. Era capaz de cambiar de forma, tenía el don de la profecía y ayudaba a los héroes que, como Hércules, fuesen capaces de capturarle incluso cuando cambiaba de forma. Nereo era conocido por su veracidad y virtud, y le llamaban el viejo caballero del mar porque era digno de confianza, y apacible, y nunca olvidaba qué era lo correcto, sino que los pensamientos de su mente eran benignos y rectos."


Sunday, 13 November 2016

ORFEO CON DELFÍN (y la muerte de Hesíodo)




Ficha Técnica

Medidas plancha: 25 x 20 cm.
Medida papel / tipo: 35 x 30 cm./ Canson Edition 250 gr.
Técnica: Aguatinta y aguafuerte
Edición: 1/3
Título: Orfeo con delfín
Año: 2015
Autor: Carlos Medel Redondo
Precio Estimado: 200 €

*****

En Sit ibi terra levis descubro algunas historias de cómo los delfines ayudaban a los hombres, y en concreto la historia de la muerte del gran  Hesiodo, que os invito a conocer. Y además, de paso, veréis la cerámica original (copa encontrada en Etruria, realizada entre los años 360-340 aC.)  en la que me baso descaradamente para realizar el grabado que hoy os presento. Copiar es, en muchos casos, lícito, incluso motivo de orgullo. 


Monday, 31 October 2016

MATTER VENUS (maternidad)




Ficha Técnica
Medida plancha: 147 x 205 mm.
Medida papel/ tipo: 250 x 330 mm/ Zerkall Intaglio 200gr.
Técnica: Grabado en hueco / Punta seca
Edición: 1/5
Autor: Carlos Medel Redondo
Año: 2015
Precio estimado: 150 €

*****
Dejo los muestrarios para centrarme en la primera de las Venus que realicé. Un ejercicio de punta seca sobre zinc, delicado por los cuatro costados, tanto que he dudado en mostrarlo después de la anterior entrada, saturada de crueldad. Pero tiene sentido. Después de quedarme sin aliento, de entregarme al fuego y a la agonía, necesito el regazo del sueño y la regeneración del nacimiento, el amor infinito de la madre y la inconsciencia absoluta de quien llega a la vida sin saberlo. Ciertamente la Matter Venus me va la vida, la vida entendida esta vez desde la sensibilidad y la ternura.

Sunday, 30 October 2016

NUEVE VENUS (una selección )




Ficha Técnica
Medidas: 32'5 x 50 cm.
Papel: Zerkall 300gr.
Técnica: Litografía sobre piedra /lápiz litográfico
Edición: 1/8
Título: Nueve Venus
Autor: Carlos Medel Redondo
Año: 2015

*****

Partiendo de las Venus primitivas (en su mayoría, estatopligicas) he intentado hacer un muestrario imaginario que recorre ciertas derivas, desde lo monstruoso a lo poético, desde lo ancestral a lo contemporáneo. Las nueve Venus son una selección de bocetos de una serie de cincuenta que han tenido la suerte de pasar a mejor vida. La vida de la edición, la vida del lápiz litográfico sobre piedra, la vida a la espera de la venta o la exposición.

En ellas, en estas nueve venus, me va la vida, la vida entendida como crueldad y crudeza. Una a una me fueron quitando el aliento mientras yo a ellas el aliento daba. Las nueve venus son una aproximación a mi alterego cavernario y a la recreación ficticia de mis amores, todos tan delicados y bestiales. El resumen de las mujeres que me acompañaron durante los días y las noches de mi juventud, el fulgor de sus sangres en mi memoria, a punto de apagarse.


Thursday, 27 October 2016

LA GRAN SEÑORA (de diosas, venus y vírgenes)






Ficha Técnica
Medidas: 35'2 x 50 cm
Papel: Fabriano 300 gr.
Técnica: Litografía sobre piedra / Tinta litográfica
Edición: 1/8
Autor: Carlos Medel Redondo
Año: 2015

******

La Gran Señora empezó siendo un boceto para un gofrado y acabó siendo un mapa del tiempo. En cada capa las líneas rectas toman su dirección, sin tener en cuenta que son áreas geográficas de la originaria Pangea.

La Gran Señora quería hablar de la complejidad de la mujer de un modo sintético, (-imposible!) y acabó pronunciando una conferencia en el desierto. La Gran Señora cabalga entre el Mesozoico y el Antropoceno con la misma soltura que baila Rita Hayworth con un dry Martini despachando a los pesados de su alrededor.

La Gran Señora es el cuerpo donde se dan cita códigos del pasado (parte izquierda) y códigos del presente (parte derecha). La Gran Señora es la versión primera de Palas Atenea, la Venus Suprema del futuro, la Virgen definitiva de los altares. La Gran Señora es algo más que un benévolo diagnóstico de los factores que fluyen en su interior, o que  un cómputo de binomios y fuerzas vitales entrelazados, como sierpes en un pozo.  

La Gran Señora es la simbiosis de todas las diosas, vírgenes, venus y mujeres de a pie. No sabemos si es anterior a todas ellas o el eslabón que las une. Podría ser el sarcófago de Rocío Jurado, el molde secreto de Nefertiti, la biblioteca de Clara de Campoamor ,la armadura de Juana de Arco, la probeta de Marie Curie, la mano tendida de Teresa de Calcuta.

La Gran Señora es la muestra más alta de la fecundidad (en todos los sentidos), es decir, de la Humanidad misma. La Gran Señora es la  piedra Rosetta de la arqueología feminista, la prueba irrefutable de que todas las civilizaciones convergen en la curvilínea forma maestra, por adoración (atracción) y genética (superación). Todo mortal procede de y acaba en sus entrañas.

Monday, 24 October 2016

OMNES VENUS (o la congregación de todas las diosas)







Medida plancha: 14'5 x 21'5 cm.
Medida papel/ tipo: 25 x 35 cm./ Canson Edition 250 gr.
Técnica: Grabado en hueco (Aguafuerte)
Edición: 4 ejemplares
Autor: Carlos Medel Redondo
Año: 2015



***

Hoy han venido todas las Venus a ver qué pasa por aquí. Me piden --con su presencia silenciosa repleta de voces, que les informe del estado del mundo, como si fuera algo sencillo pronunciarme desde esta atalaya y dar unos brochazos generalistas. Tal es la cuestión: dar los buenos días y hablar de la lluvia que nos acompaña antes de entablar la dialogante mirada. 

Vienen las Venus, todas tan desnudas, sin pieles ni pliegues, hermosas arcanas, plenas en sus hechuras. Todo el volumen en la perfecta imperfección en la carne, justa la forma de flor y temperamento, salvo una que es diseño de escultura, trazada por las líneas sintéticas del último aliento, un brote anoréxico y raquítico de desesperanza. Y aún con ello, no se rinde y alzarse empieza a desplegar su destino de luchadora y a curvar sus brazos hacia las inclemencias del cielo.

Vienen las Venus a sacarme las entrañas, a despedazarme. Nada les importa el estado del mundo, engendrarán de todos modos. Traerán sus cachorros para habitar el mundo. Vienen las Venus, una a una en sueños, donde terminan por escaparse tras susurrarme al oído, en órficas lenguas, sus deseos de fecundación. Toda la gravedad de sus volúmenes, toda la turgencia de sus formas, toda la voluptuosidad de sus presencias quedan en nada tras frotarme los ojos. Todo desaparece en un breve lapsus temporal, se evaporan, se esfuman, se desvanecen, se deshacen como figurillas de barro bajo la tormenta.


Wednesday, 21 September 2016

LA VIDAMUERTE (y la delgada línea que nos separa)






Marzo 2016

*****

Una masa ingente de cuerpos descoyuntados caen.
Víctimas del torbellino 
se precipitan al vacío. O danzan en él.
 Cualquier parecido con la realidad es impura casualidad.

*

Lo tenía claro, no me iba a complicar la vida. Cuerpos y huesos. Eso haría, utilizaría sólo cuerpos y huesos como motivos gráficos para el ejercicio. Pues, ¿qué otra cosa somos? Cuerpos y huesos, materia orgánica dotada, generalmente, de pensamiento. El caso es que estaba llevando un boceto a una plancha de aluminio para solventar un trabajo de clase que consistía en presentar una imagen para el Museo Antropológico de Madrid que tuviera que ver con  los ritos de paso.

La plancha se divide en dos: arriba, figuras humanas, en desorden, gravitando en el espacio, caóticamente, en rojo sanguíneo. Y todas las figuras están sumamente relajadas, como flotando en el eter(no) o cayendo desde las alturas, -o a las alturas ascendiendo. Debajo, separadas por una línea, restos humanos, una pirámide de huesos, en negro calcinado. Además de la imagen debíamos entregar un texto donde justificar nuestra imagen. Aquí lo tenéis:


"La obra aborda los ritos de paso desde una perspectiva genérica, es decir, no se centra en la descripción o alusión a un rito en concreto, sino en una interpretación personal de lo que significan.

 Creo que en la mayoría de los ritos de paso es común encontrar al menos un elemento que vincula la vida y la muerte, por su cercanía o por el peligro que entraña. De tal modo que me pareció pertinente hacer una representación simbólica de la vida y la muerte.

 La vida, como un caos donde flotan figuras humanas, un caos a modo de llama, de fuego, de danza. La muerte, como el caos donde se acumulan los restos óseos de los seres humanos, la materia que dejamos tras nuestro fuego, tras nuestra danza.

 En definitiva, he querido representar una imagen donde se encuentran los dos polos de la existencia: lo vivo y lo muerto. Y la delgada línea que los separa." 


LAS PUNTAS HUMANAS (o el refinamiento primitivo)













Fotografía digital
(partiendo de una aguada litográfica)
Marzo 2016

*****

Las puntas humanas son -pretendo que sean- el símbolo de los aciertos de la inteligencia, aunque la expresión de "sacar punta" hace referencia a una inteligencia más bien incisiva y beligerante, lo cual no viene a cuento. O sí. Y no viene a cuento porque lo que quiero presentar aquí es un breve expositor de espadas y seres que se hacen y se deshacen, de luchas encarnizadas y luchas baldías, de seres inhiestos y seres yacentes, de manchas que componen y manchas que descomponen.

Las puntas humanas tienen raíces en las islas Cícladas y en las espadas y dagas del Calcolítico. 
Son, por así decirlo, de un primitivismo refinadísimo, o eso es lo que yo perseguía. Pero quizás hoy se vean como esas composiciones de manchas que se engarzan en el caos de una abstracción contemporánea. La misma radiografía de nuestros cuerpos con nuestra sangre diluida.

Tuesday, 6 September 2016

INSCRIPCIONES A LA INTEMPERIE (con Lars Gustafsson)










Hoy enlazo estas imágenes, procedentes de algunas de las lápidas que se encuentran en la cara sur del exterior de la iglesia de Santiago Apostol de Garciaz (Cáceres), con unos versos del poeta nórdico Lars Gustafsson. El hallazgo de Gustafsson viene de la mano de otro poeta, David Gonzalez, en cuyo blog (Los que viven conmigo) desarrolla -entre otras cosas- una antología de poesía nórdica. Lean conmigo:




INSCRIPCIÓN EN UNA PIEDRA

"Me convierto en piedra y mi dolor permanece."
Traducir. Pero, ¿a qué idioma? Y ¿cómo?

Me piden que traduzca. Algo pide ser traducido,
como si no estuviese ya escrito. ¿Hay otras palabras?

Todo está ya escrito. Y con la misma escritura.



Lars Gustafsson.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.


Traducción de Francisco J. Uriz.