"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Monday, 15 May 2017

CAMPO DE VISIÓN (y la puerta al más acá)


Estampa digital, 2017
Edición: 20 ejemplares

*****

El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma."

B. Brecht

*

La reconstrucción de un paisaje puede emitir un flujo de energía insospechado. A menudo, los paisajes que se sitúan en los límites de la urbe escapan de toda racionalización humana, y los niveles de entropía que pueden darse en estos terrenos son bárbaros.

Bárbaro es nuestro trato, viejo amigo. Lo vamos dejando de lado en el vertedero del tiempo, vamos acumulando las cáscaras de nuestros deseos y seguimos cumpliendo de un modo intachable con nuestras obligaciones de ciudadanos. Hasta que ocurre. 

El encuentro del lugar, de los elementos, de uno mismo. De las posibilidades, del pulso. Quiero hablar con él. Habitarlo. Hablar desde él. Dar el golpe y la caricia. Dar el impulso, el electroschok, la desfibrilación a la tierra. La entropía acumulada obliga al espíritu creativo a ponerse en marcha.

A ojos del mundo debería ser un aviso, un toque de atención sobre un terreno que necesita ser tratado. Es mi demanda a la sociedad de hoy, a las autoridades, al cielo. Hacer revivir estos espacios, antaño huertas productivas, hoy pasto de vertederos improvisados. Pasar de la desterritorialización a la territorialización de un espacio.

Es una contradicción, lo sé. Que a la vez quiera que permanezcan así, en el olvido institucional, en el páramo de la amnesia comunal, en el extrarradio despoblado. Estas tierras ofrecen otra aventura al paseante, una suerte de senderos virginales por los que se encuentran señales de sangre, perdices y cables pelados -entre un sinfín de signos.

Ciertamente, la gente no quiere ya trabajar la tierra, al menos la mayoría de la gente. Prefieren la suerte de las calles, sus cadenas, sus trapicheos y cotilleos, sus nóminas, recibos, tickets y justificantes. Que nos dejen a  nosotros la tierra, esa que no quieren, que nosotros, seres de las artes reflexivas, hallaremos en ella el lienzo y la fragua, el agua y el fuego, la semilla y el fruto...Si nadie se interpone.