"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Wednesday, 16 November 2016

RETRATO ORBITAL (con un reflejo inesperado)


Ficha Técnica 
Medidas: 29'7 x 38'5 cm.
Papel: Canson Edition 250 gr.
Técnica: Litografía. Manera negra sobre piedra litográfica.
Título: Retrato orbital
Año: 2015
Autor: Carlos Medel Redondo
Precio Estimado: 150 €

*****

El rostro es hoy una constelación que gira en medio del universo. En la noche sin fin tiene lugar numerosos e increíbles fenómenos que han mantenido durante milenios la curiosidad de los humanos. Desde los antiguos griegos, con Anaximandro y Demócrito a la cabeza, hasta Hiparco y Eratóstenes, desde Galileo y Copérnico hasta  Kepler y Nexton, desde Halley, Einstein y Hopking hasta Higs, Planck, Hubble y Shrödinger. Todos han sentido un impulso de su inteligencia ante el inabarcable misterio del universo.

Yo, ser que he sentido de siempre repulsión ante tan abominable misterio, he caído durante unas horas bajo el hechizo de las estrellas, y sin saber cómo he experimentado una suerte de caos, libérrimo y aterrador. Un caos de planos superpuestos, transparentes, ondulantes, permeables, como cintas deslizantes y vilinos gigantes. Planos poblados de mil texturas, de astros luminosos, de nebulosas palpitantes de diversas densidades, de túneles sobreoscuros, de agujeros negros, blancos, de libélulas, de gusanos.

Las órbitas que dibujan los astros se calcan en la piedra donde me miro y describen el rastro fugaz de mi gesto. Sólo veo meteoritos que rebotan contra la materia oscura de la razón para cambiar de sentido y de parecer. Así, cuando hay un eclipse puede verse el reflejo de otra cara en el lavabo, mientras intento torpemente peinarme.

No hay motivo para peinarse ni hay motivo para seguir buscando respuesta. El problema es no caer sobre el otro, ni soltar nuestra recompensa por coger otra mayor. El ruiseñor de la tarde canta por el mismo motivo que el buho ulula a la luna. El poeta recoge el despropósito de la vida y el astrónomo lo convierte en un sinónimo cósmico. Tu corazón es el reloj de una esfera que se encuentra fuera del tiempo; el metrónomo, el pulso, la vibración que se torna en sonido, el sonido que se transmuta en velocidad, en forma.